Como ya muchas sabéis, soy francesa del norte y tomé mucho sol durante mi juventud. Pasaba todos mis veranos en barco o en la playa.

Después de mi primer embarazo noté que el sol no me sentaba tan bien como antes. Las pecas que antes relacionaba con la belleza, ahora se veían como manchas y la piel tenía un aspecto sucio y apagado, menos luminoso.

Para solucionar este aspecto de mi piel, me traté con luz pulsada y desde entonces trato de no volver a mancharme tanto la piel.

En la consulta siempre repito lo mismo. Hay que ser realista y cauto con el sol.

Comparo las manchas con el colesterol. Cuando tenemos colesterol suele ser de por vida. Si tratamos el colesterol con medicamentos y dieta, los niveles se normalizan pero, si dejamos la dieta o la medicación, seguro que reaparecen valores más altos. Con las manchas ocurre lo mismo.

Podemos tratar las manchas con luz pulsada, peeling y cosmética hasta que desaparecen (o casi), pero siguen ahí. Aunque no se vean están ahí y siempre tendrán tendencia a reaparecer.

Así que si queremos mantener los resultados o no mancharnos más hay que “hacer dieta”: que en este caso será NO TOMAR EL SOL.

Un handicap es que no vivimos en el norte de Francia, vivimos en Andalucía y el sol está muy presente. Nuestras costumbres, modo de vida y vacaciones nos exponen al sol pero no tenemos que dejar de disfrutar de las actividades al aire libre por temor a manchar nuestra piel.

En la consulta siempre intento daros recomendaciones reales. Es cierto que cuando la piel empieza a mancharse, es que se ha saturado de sol. Como sabéis, la piel tiene memoria, acumula los rayos y hay que tomar los léntigos solares o las despigmentaciones benignas como señal de alarma.

Cuando nuestra piel está saturada, la exposición solar también podría provocar aparición de manchas malignas: melanomas, carcinoma basocelular, espinocelular, etc. Aunque no demonicemos, el sol no es el único responsable, pero en la gran mayoría de los casos de lesiones malignas la exposición solar es un factor determinante.

Otro factor a tener en cuenta es la deshidratación de la piel durante el verano cuando la piel tiene una apariencia apagada, rugosa, con el poro más abierto y las arrugas más marcadas, lo que la hace más sensible a agentes externos.

Llegados a este punto, os propongo unos pasos para mejorar vuestra piel durante y después de este verano.

Paso 1: Estabilizar la melanina.

No es compatible ponernos muy morenos con no mancharnos la piel. Para evitar esto, os recomiendo estabilizar la melanina con cosmética. Por ejemplo un sérum de ácido azelaico (que podemos usar tanto en invierno como en verano) Azelac Ru® (Sesderma® ) que es un sérum despigmentante con activos liposomados que mejora la apariencia de las manchas y homogeneiza el tono de la piel. Las Cápsulas 360 grados de Heliocare® tienen una eficacia foto-inmunoprotectora, hidratante y reparadora del daño frente a UVB, UVA, visible e IR, su fórmula contiene Fernblock®+ que ayuda a prevenir el fotoenvejecimiento, manchas y otras alteraciones provocadas por la exposición solar.

A su vez, es recomendable evitar los estimulantes de melanina (complejo estimulantes del bronceado, betacaroteno…).

Paso 2:  Preparar la piel

La piel durante el verano se deshidrata y acumulamos tóxicos por los excesos mucho más que en otras épocas del año. La técnica que más se recomienda para preparar la piel es la mesoterapia de vitaminas y ácido hialurónico. Este tratamiento se puede llevar a cabo con la piel morena y se recomienda, por lo menos, una semana antes de ir a la playa.

A parte de tener un efecto luminoso flash desde los primeros días, dejará la piel hidratada y protegida para esos meses de verano, así como efecto reafirmante por la presencia de aminoácidos. Lo ideal sería repetir el tratamiento al final del verano. Mi preferida es la mesoterapia NCTF 150 HA® de Filorga®.

Paso 3: Proteger

La aplicación de las cremas solares de debe realizar 15 minutos antes de salir a la calle o a la playa y utilizar siempre spf50+ de calidad para así asegurar la protección ante los rayos UVA, UVB e IR.

En el mercado, existe mucha variedad de texturas y olores adecuadas para cada gusto, tipo de piel y actividad: cremas oil free, toque seco, toque seda, spray, bruma, crema, polvo…

Os recomiendo probar y quedaros con las marcas que más os guste. Mi selección es la siguiente, pero insisto, cada uno tiene una piel y un gusto diferente y mis recomendaciones no tiene porqué veniros bien a todos.

Me gusta especialmente FusionWater®, que utilizo como mi maquillaje de verano. Para reponer encima del maquillaje, mientras estoy en la ciudad y para trayectos cortos: trabajo- casa, cole-casa, ir a comprar, etc.,
utilizo los polvos de Isdin® y como barra de labios con protección, me gusta particularmente también la de esta marca, que tiene un factor de protección 30 e hidrata por tener en su composición ácido hialurónico.

Recomiendo una protección más potente si vais a la playa o si vais a pasar mucho tiempo fuera. Para las zonas más sensibles y hormono dependientes utilizo la barra mineral de Avene. Para terminar, cuando voy a correr utilizo la protección Fluido sport SPF50+® de Avene®. Como veis, ¡estoy preparada!

Paso 4:  Reponer

Hay que reponer la crema cada 2 horas para tener una protección solar real. No es suficiente con aplicarse la protección únicamente por la mañana.

Paso 5: Reparar y rehidratar

Antes de hablar de cualquier cosmética o tratamiento, la hidratación es marcada por el aporte hídrico (H2O que consumimos), por lo que hay que beber mucha agua (mínimo 1,5L/día). Por la noche, debemos hidratarnos bien y utilizar una crema regeneradora tipo hidratación profunda como Repaskin®, serum SOS® caudalie® o Hyaluron filer® de Eucerin.

Si por desgracia un miembro de la familia, imagino que vosotras imposible ;), se ha quemado, me parece muy buena crema reparadora Aquaphor® de Eucerin®.

Os animo a proteger y preparar la piel antes y después del verano. Como tratamiento base post-verano, os recomiendo una mesoterapia de vitaminas y ácido hialurónico para rehidratar y detoxificar.

Si buscamos algo más intenso o nos hemos portado regular y queremos regenerar y luchar contra la flacidez que acelera la exposición solar, os sugiero: infiltración de plasma rico en plaqueta o skinbooster, como por ejemplo el volite® de Allergan® en cara o redensity® de Teoxane® en cuello, escote y manos.

Paso 6: cambiar los hábitos

Los buenos reflejos, se convierten en buenos hábitos. Creo que lo importante es cambiar el chip. No engañarse, no caer en las trampas. Os recuerdo que os tendríais que prohibir del todo el sol, pero entiendo que tenemos que disfrutar de la vida, y la playa es un incondicional de las vacaciones para muchas de nosotras. Por suerte estamos ya lejos de la descuidada exposición solar de otro tiempo (con nívea y coca-cola). La tendencia ahora es tomar el sol con precaución.

Lo entiendo, no obstante os tengo que poner en advertencia de las medidas a llevar a cabo para no mancharse la piel y prevenir, lo máximo posible, la aparición del cáncer cutáneo.

Hace poco vi un estudio muy curioso que demostraba que, el mero hecho de tomar el sol en las piernas, estimula la melanina de todo el cuerpo y nos puede manchar la cara, ¿no es asombroso? Así que siendo realista os aconsejo:

EVITAR
No usar protección solar o peor,usar crema Nivea, aceite y otros trucos que practicaban nuestras madres y abuelas.
Las cabinas de Rayos UV. No preparan la piel al sol, al contrario, aceleran el envejecimiento solar y aumentan el riesgo de manchas benignas y malignas.
Los estimuladores de melanina y autobronceadores.
Idealizar el prototipo “morenaza” más aún si tenemos un fototipo claro.
PROCURAR
No exponernos al sol entre las 13h y las 17h.
No olvidar el escote y las manos
Tener crema en el bolso, en el coche, en la moto, ¡en todos lados!
Deshacerse de los botes del año pasado.
Usar cosmética y protección solar de calidad, es decir, de farmacia.
Secarse después del baño y reponer crema, aunque ponga en el bote que es resistente al agua.
Andar en la acera de la sombra (no como los guiris, je je).
Elegir el sitio de la terraza en el que no nos da el sol directo en la cara o en el escote.
Ir a la playa con sombrero y sombrilla.

Si tenéis cualquier duda sobre cómo proteger vuestra piel, ¡no dudéis en consultarme!

Abrir chat